~~ ^^ Onigiri FaN ^^ ~~

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket
myfreecopyright.com registered & protected Algunas cosas NO las presto

miércoles, 29 de septiembre de 2010

el perfecto asesino




No había conocido a nadie, como el, aquel día de lluvia caluroso.
Sus ojos claros y nítidos, con una sonrisa divertida e inocente, lejano a todo lo que pude haber ignorado hasta ese momento.
Estábamos a cortos metros de distancia, su cabello se agito en el aire, al inclinar su cabeza al lado izquierdo, siguiéndole una sonrisa de medio lado, estiro su brazo ofreciéndome la mano.
Parecía una acción llena de calidez…
Poco falto para alcanzarle, o eso quise creer, sin embargo…
De la espalda escondida, salía una mano, que sostenía un pistola 9 mm, de empuñadura con decorados de plata y unas iniciales, que a decir verdad, el resplandor del sol que parecía acariciar desde la mejilla de mi agresor hasta la punta del cañón, me cegaba de momento la visión.
Esta se disparo, largos, finos y delicados dedos jalaron el gatillo y presionaron sin pensar, ni temer ni siquiera dudar.
La bala salió con una fuerza y proyección incorregible, el proyectil no se preguntaba como haría para llegar, si no tenía que llegar, y que contra todo llegaría.
Atravesó el sonido, el aire, la estática, desgarro mi ropa, rasguño mi piel, perforo mi musculo y carne, alojándose en el corazón, parecía un remolino taladrando, se abría paso contra las palpitaciones agitadas, trepano mi corazón, alma, cuerpo, emoción y esta salió perdiéndose o estrellándose en una hueca pared de roca.
Desperté en un hospital, inconsciente del daño que aquel encuentro tan violento había causado, ahí estaba, mi corazón, rojo, palpitante, un órgano vivo y en plena capacidad de función, sin embargo este no sentía nada…
Asi corriera no se agitaba
Asi me emocionara no se estremecía
Asi sintiera pena o dolor, no se encogía trémulo
Una vez conocí al perfecto asesino
Aquel que tiende la mano, mientras te hiere
Quien solo con sentir el cálido susurro puede saber si eres feliz o infeliz
A quien una lagrima seca no le puedes ocultar
Que examina tu sonrisa y de inmediato sabe que es falsa
Una vez conocí al asesino perfecto
Quien me disparara a quemarropa directo sin pretensiones mas que el hacerme hablar y dejar que abandonara el peso de esas cosas en una esquina.
Me preguntaba emocionado si tu siendo francotirador podrías dispararme igual, la adrenalina contenida en esos instantes donde quedo inconsciente y libre de mi mismo, los deseaba sentir, venir de ti.
Me pregunto porque pides cosas que después no van a funcionar, yo te lo había prevenido, te lo dije, pero la forma en que insististe me hizo ver que quizás era una injusticia la que cometía contra ti.
Pero una vez mas, no fue con el resultado esperado.
“decir lo que piensas”, es frustrante porque a pesar que no necesitaba respuestas, para lo que tenía que decir y dije, que era solo algo atascado, que era un pequeño y quizás insignificante paso a mostrar de donde provenía esa resistencia a desmenuzar el interior de todo un misterio, tu, a cambio me diste confusión y volví a caminar por la senda cerrada, donde tu no reconoces ni la mas mínima señal, pancarta, aviso o un dibujo, símbolo o signos.
Ciertamente que tu no pudiste descifrarlo y más aun ahora sigue siéndote difícil.
Una vez conocí al perfecto asesino, pero tú eres un francotirador, y ninguna de tus balas, me ha rozado si quiera, tienes una excelente mira, deberías poder acertar.
Debes apuntar al corazón…
Quizás has fallado, porque no sabes la forma que tiene mi corazón y lo has confundido con muchas otras cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

hey..! echale tu opinion al blogg